la bodega

Nuestra filosofía como bodega es elaborar vinos naturales de muy alta calidad, de composición equilibrada a partir de uva de nuestro Pago, vendimiada a mano en el momento óptimo de maduración y con aptitud para la crianza en barrica y el envejecimiento en botella. Diseñamos nuestros vinos buscando el respeto a la tipicidad de cada una de las variedades y a la vez expresión del terruño del Pago de Vallegarcía.

recepción de la uva vendimiada

La uva es vendimiada a mano en su punto óptimo de maduración. Son cuarenta mujeres las responsables de cortar la uva y depositarla en cajas pequeñas de unos 15 Kg. Estas cajas se recogen en el campo y sobre una plataforma tirada por un tractor llegan a la zona norte de la bodega donde se descargan sobre una mesa de selección. A continuación la uva es despalillada y estrujada entrando rápidamente a la sala de cubería donde comienza el proceso de fermentación natural del mosto.

elaboración de los vinos

La bodega es probablemente de las más equipadas y modernas de España. La sala de elaboración cuenta con 24 depósitos de acero inoxidable de doble camisa para el control de la temperatura de fermentación y una prensa neumática de última generación. Las uvas estrujadas, rebosantes de mosto, entran en los tanques de acero donde son enfriadas hasta 8ºC y así permanecen durante un tiempo variable entre 72 y 96 horas, es lo que se denomina maceración pre-fermentativa en frío y en este proceso se extrae principalmente aromas frescos de fruta. Luego se inicia la fermentación y durante 21 días el mosto se va convirtiendo en vino, extrayéndose durante este tiempo mediante los remontados más aromas, más color y la estructura que aportan los polifenoles de las pieles de la uva. Al finalizar la fermentación, se prensan los orujos y los vinos pasan a las barricas.

crianza en barrica

En nuestra sala de barricas donde la temperatura a lo largo de todo el año se mantiene constante a 15ºC y la humedad al 80%, los vinos en un primer momento realizan la fermentación maloláctica (proceso natural de des-acidificación biológica) y después reposan durante un tiempo variable según la variedad y las características de la añada entre 12 y 20 meses. Es el proceso de crianza en barrica de roble francés, donde los vinos se redondean, los taninos se suavizan y el color se estabiliza. Contamos con un parque de 1000 barricas, todas de roble francés.

control de calidad

Durante todos los procesos descritos anteriormente, se realiza un estricto control analítico. Contamos con nuestro propio Laboratorio y con personal muy cualificado para controlar la evolución de nuestros vinos, analizando desde la composición de la uva durante su maduración en el campo hasta que el vino se embotella. Los análisis organolépticos mediante la cata de uvas, mostos y vinos en sus diferentes fases de crianza son tan importantes como los que realizamos a nivel de composición química.

embotellado

El embotellado de un vino es la decisión más importante a la que se enfrenta el equipo de enólogos de Vallegarcía. Esta decisión final reflejará todo el trabajo realizado desde que, en esa añada, la viña comenzó a brotar. Los cuidados del cultivo, la vendimia, la selección de las barricas?, embotellar un vino no es por tanto solo introducir el vino en una botella, embotellar representa introducir en una botella el carácter y la personalidad de Vallegarcía. Todos nuestros vinos se taponan con corcho natural de primera calidad procedente de Alcornocales de nuestra propia comarca y también de Extremadura y Portugal. Utilizamos corcho natural porque consideramos que es el cierre más natural, más ecológico y que además ayuda a la sostenibilidad de los bosques de Alcornoque de todo el suroeste de la Península Ibérica.

crianza en botella

El vino una vez embotellado permanece un año en reposo en una sala que denominamos Botellero a temperatura y humedad constantes. Durante este tiempo, el vino madura y comienza su afinado que seguirá evolucionando con los años, ya que los vinos de Vallegarcía se caracterizan por su gran aptitud para la guarda, mejorando sus cualidades con el transcurso de los años.

etiquetado y expedición

Los vinos tras un año en el botellero se etiquetan, es lo que se denomina vestido de la botella. Se colocan etiqueta, contra-etiqueta y cápsula, y por último se introducen en estuches de 6 botellas. Una vez embalados los vinos permanecen en nuestro almacén de Expedición climatizado a la espera de ser enviados a nuestros clientes de todo el mundo.