• Cabernet Sauvignon
  • Syrah
  • Merlot
  • Viognier
  • Petit Verdot
  • Cabernet Franc

Cabernet Sauvignon (clon 337) 8 Ha

Una de las grandes variedades de Burdeos, la Cabernet Sauvignon aporta su estructura, su potencia y su complejidad para crear los grandes vinos de guarda.

Su potencia tánica permite un potencial de envejecimiento muy importante. Sus taninos un poco cerrados al principio, se redondean durante la crianza gracias a su afinidad por los taninos del roble francés de las barricas.

Su riqueza aromática se articula alrededor de los frutos rojos, el regaliz, la frambuesa, las violetas, las guindas?Con el transcurso de los meses se desarrollan aromas a cedro, especias, café tostado, cuero y toques minerales y a caja de puros.
En el ensamblaje con Merlot, aporta estructura y fuerza, dando lugar a vinos especiados de gran complejidad capaces de evolucionar durante años en botella para el disfrute de los consumidores pacientes.

La Cabernet Sauvignon es una variedad robusta a la imagen de sus taninos, tiene una maduración tardía, su piel es gruesa y la protege bien frente a la podredumbre a final de ciclo. Los rendimientos bajos aseguran una buena concentración en la uva. Se vendimia después de la Merlot y de la Cabernet Franc. Aporta a los vinos una fuerza tánica considerable y unos aromas francos apreciados por el consumidor.

Syrah (clon 174) 7 Ha

El origen de esta variedad está rodeado de controversia. La tradición asegura que los romanos la trajeron de Persia (actual Irán), otras teorías apuntan a que fueron caballeros cruzados los que la trajeron desde oriente. Se ha dicho también que el vino de La Ultima Cena fue un Syrah.

Recientemente un equipo de investigación californiano en colaboración con el INRA francés ha puesto en evidencia por análisis de ADN que el origen de la variedad está en la zona del Ródano.

Es una variedad que requiere mucho sol y temperaturas altas, tiene un racimo de tamaño mediano, compacto y de forma cilíndrica. Las bayas son pequeñas de forma ovoide y color azulado. En condiciones favorables, la syrah permite elaborar vinos de gran calidad, de mucho color, ricos en taninos y con un fuerte potencial aromático. Es difícil elaborarlo como monovarietal y normalmente se ensambla a otras variedades como la Garnacha y la Monastrel. No obstante pese a su dificultad los grandes Syrahs monovarietales como los de Hermitage, se caracterizan por sus aromas a cacao, canela, cassis, cereza chocolate amargo, cuero, especias (notas de pimienta), frambuesas, regaliz, sotobosque y trufa.

Merlot (clon181) 6 Ha

La Merlot es una variedad fina y elegante, tiene una fruta incomparable y una boca aterciopelada y voluptuosa. Sus pequeñas bayas negras dan vinos vestidos de un granate profundo, denso y sostenido.

Otra grandes virtudes reside en su bella paleta aromática de frutos rojos (fresa y frambuesa) y negros (mora, arándano, cassis), más o menos confitados dependiendo de la añada. Notas de ciruela pasa, violeta, especias dulces, cuero y monte bajo aparecen en el transcurso de la crianza.

Bajo su encanto y sutileza, también se expresan sus taninos elegantes, femeninos y sensuales. Desde su juventud la boca es ligera y dócil.

En su ensamblaje con la Cabernet, redondea la potencia tánica, aportando complejidad al conjunto.

Es una variedad de brotación precoz, el racimo de Merlot es cilíndrico, pequeño y suelto. El grano es menudo, de piel bruñida y color negro azulado. Pertenece a la familia de los Cabernets (Sauvignon y Franc). El nombre Merlot procede del diminutivo en francés de Mirlo, probablemente por la similitud del color de la baya con el plumaje negro de esta ave.

Viognier (clon642) 5 Ha

La Viognier es una variedad poco conocida y que estuvo al borde de la extinción: En 1965 solo existían escasas 8 hectáreas de Viognier en todo el mundo, en una pequeña apelación de Condrieu (Norte del Ródano): Château Grillet, donde probablemente fue llevada por los Romanos hace más 2000 años desde Dalmacia, posible cuna de la variedad.

La Viognier es una variedad de difícil cultivo. Muy sensible al mildiu sus producciones son bajas e impredecibles. Esta variedad necesita una maduración plena para desarrollar sus aromas característicos, su color dorado y su untuosidad en boca.

El Viognier es un vino para todos aquellos incluidos los ABCers (anything but Chardonnay) que buscan desesperadamente un blanco con carácter.

La Viognier es bien conocida por sus aromas a albaricoque, melocotón especias y flores, unidos a un grado alcohólico algo superior al resto de blancos secos.

Petit Verdot (clon400) 2 Ha

La Petit Verdot es una variedad histórica del Medoc, con una personalidad muy fuerte. Los Grands Châteaux de Burdeos utilizan sus sabores y aromas en pequeñas cantidades como si de una esencia se tratase para elaborar sus mejores botellas.

Es una variedad muy completa, tiene color, es potente, tánica, aromática con notas especiadas que recuerdan al Syrah. Es muy gustosa pero requiere de muchos cuidados en su cultivo.

Vendimiada muy madura se convierte en un comodín para el enólogo, en pequeñas proporciones (5-10%) debido a su fuerte personalidad que consigue modificar profundamente los ensamblajes. Se utiliza por su intensidad colorante, por su estructura tánica y por su potencia aromática marcada por notas de violeta.

Es una variedad de ciclo largo, maduración tardía y muy productiva.

Cabernet Franc (clon214) 3 Ha

La Cabernet Franc es el ancestro de la Cabernet Sauvignon, en el ensamblaje aporta su redondez, su fineza de aromas y su vivacidad. Es el equilibrio entre la Merlot y la Cabernet Sauvignon y el mejor aliado para estas dos grandes variedades.

La Cabernet Franc se distingue por su fineza aromática, sus aromas especiados, su buena estructura y su aptitud para el envejecimiento. Tiene un carácter afrutado y goloso.

Bastante precoz, madura rápido y es poco productivo.